viernes, 25 de mayo de 2012

M de Mi vida a tu lado

 Hola. 
Nunca te lo he dicho, o eso creo; pero cuando estás conmigo el dolor se escapa a otra parte. 
Creo que es importante que lo sepas, porque eres la persona que más me ha amado nunca, y no sé si es posible que haya alguien en el mundo que sea capaz de aguantar mis idas y venidas cómo lo haces tú. Esperando que algún día te diga «eres la única». 
Nunca he sabido quererte. O al menos eso pienso después de todo este tiempo. Y pienso que debería ser esa persona que supiera hacerte feliz, feliz de verdad. El problema es que soy demasiado gilipollas. 
Eres esa cacion eterna en mi cabeza. Eres mis sábados por la mañana, los corazones dibujados después de la ducha, eres una sonrisa a media luz... Eres todo lo que yo podría pedir. Y quizás eso me asusta más que ninguna otra cosa en el mundo. Quizás seas tan perfecta para mí que por eso me asusta quedarme a tu lado. Creo que siempre lo has sabido, creo que siempre lo he sabido. Y por eso sigues a mi lado esperando a tener nuestro siempre y mientras yo espero que aparezca alguien que te lleve, como si esa fuera nuestra salvación.
Pero tú y yo sabemos lo que hay. Y lo que hay es un montón de ganas de estar contigo, de no hacerte más daño, de vivir en tus labios. Tengo ganas de mirarte otra vez con esas ganas de intentarlo como aquellas noches de verano... 
Porque contigo me he sentido siempre a salvo. Desde la primera vez que me pediste un cigarro, pasando por aquella cena en La Cabaña, y tus sonrisas cuando me ponía nerviosa. A salvo cuando salimos de allí y te robé aquel beso en el que se detuvo todo mi mundo, en el que comencé a quererte, en el que cambiaste mi vida... 

miércoles, 23 de mayo de 2012

Enloquecer

Hace unos meses apareció alguien. Llegó y me rompió los esquemas. He estado todo este tiempo intentando encontrar la manera de hacer que saliera de mente porque sabía que un día me faltaría y deseaba tanto no... no quererla.... pero todos mis putos intentos se han ido a la mierda.
El día que me di cuenta de lo que significaba para mí, el día que le abrí las puertas de mi vida... ese día supe que jamás podría haberle echo daño, pero al contrario, yo ya había dejado todas mis armas en el suelo, me había expuesto a los posibles daños. Y pasó.