sábado, 22 de diciembre de 2012

No more

«Have you ever been in love? Horrible, isn't it? It's makes you so vulnerable. It opens your chest and it opens your heart and it means that someone can get inside of you and mess you up. You build up all these defenses. You build up whole this armor, for years, so nothing can hurt you, then one stupid person, no different from any other stupid person, wanders into your stupid life... 
You give them a piece of you. They don't ask for it. They do something dumb one day like kiss you, or smile at you, and then your life isn't your own anymore...

domingo, 2 de diciembre de 2012

Vete pronto, por favor.

Es gracioso, voy colocada y todavía acierto a darle a las letras... 
Y es curioso, pero el aleatorio me ha puesto Tu mirada me hace grande de Maldita Nerea. Seguro que a alguno le suena.
«Demasiado desafío, yo no puedo ser tan fuerte».
Ha llegado diciembre. Sin dudar, amo el frío, la lluvia, los días grises, o esos en los que hace sol pero no sabemos muy bien dónde se ha metido por culpa de las nubes. Todavía me acuerdo del día en que dejaron de gustarme los diciembres.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Hoy todo lo demás es lo de menos

Y de pronto estoy en medio de un parque intentando poner en orden mis sentimientos.
Apareces de la nada, te vas de la nada. Cuando pienso en todo este tiempo, en que ha pasado casi un año desde que todo esto comenzó... Dios, me siento vulnerable.
Sé que en cualquier momento me rendiré, que dirás algo con lo que perderé la cabeza otra vez por ti. Porque es así... lo que siento por ti es más fuerte que todas las mierdas. Y ya da igual lo que haga por olvidarte, sacarte de mi vida u odiarte. Es imposible. Todos mis esfuerzos son en vano...

martes, 25 de septiembre de 2012

Mierda de Disney

«No hay nada mejor que amar y ser correspondido». Creo que esa frase está equivocada aparte de ser una de las más empalagosas de la historia. Yo diría que la frase adecuada (y destrozada personalmente) es: «no hay nada peor que amar y ser correspondido(al menos una vez)».
Quizás te preguntes por qué dentro de lo bueno es malo amar y ser correspondido. La respuesta es sencilla: lo es porque intentamos creer en todos esos cuentos de Disney y en que el amor es para siempre, pero el caso es que todo tiene un final y cuando el final llega todo lo que buscamos después es algo que nos haga volver a creer en todas esas gilipolleces.
Si te digo la verdad, solo hay una cosa que mueve a alguien. ¿Lo adivinas? Pues a mí me repatea que sea solo eso. Es decir, ¿por qué el amor? Entre los tropecientos millones de cosas que hay en el mundo a las personas solo nos mueven dos cosas: el amor y el odio. Las dos caras de la moneda. A veces suele pasar que cuando uno acaba, el otro empieza.
Y en las relaciones cuando el amor se termina, porque al final se termina, uno o los dos empiezan a buscar motivos suficientes para odiar al otro. Incluso hay veces que buscamos motivos para odiarnos a nosotros mismos. Cuando amas a alguien, el final siempre es doloroso...

jueves, 28 de junio de 2012

Wonderwall (Oasis)

No creo en la suerte jajaja por eso la necesito. ¿Sabes lo que creo que puede ser la suerte?
Suerte puede ser que entre el millón de cosas o personas que hay en el mundo, encuentres una en el momento adecuado que te haga mínimamente feliz con sus tonterías. Quizás sea eso que cuando lo piensas, las ideas se te quedan más claras; eso que sientes está ahí, pero solo funciona cuando el resto de cosas parecen desmoronarse.

domingo, 10 de junio de 2012

Título desconcertante y sin sentido: C’mon.

Ojos claros de una realidad que nos engaña. Sus ojos son oscuros como las noches estrelladas de invierno, porque es inverno lo que le gusta ser. Ser frío que se cala en los huesos, hacer como si el frío fuera un impedimento para llegar al fondo de su ser. Le gusta ser noche en la que se camina a ciegas, para no ver lo que se esconde; sin embargo, es una noche estrellada, porque aunque quiera esconderse, las estrellas son las pistas que me llevan un poco más hondo dentro de su ser.
Siento navegar en ti, siento si te descubro porque sé qué prefieres ser impredeciblemente tú. Yo también soy noche, pero mi noche es diferente, nublada, sin estrellas, con demasiados caminos en los que te puedes perder.
Somos rectas que se cruzan. A veces, sólo cuando somos noche nos encontramos y somos capaces de darnos cuenta de que estamos ahí. Aunque yo estoy ahí siempre desde mi noche viendo cómo se oculta, siendo impredecible.
Es noche pero también es mar. Es mar que deja ver desde sus ojos. Es mar en el que un solo ser llega a la isla de sus pupilas y descansa allí. Y sólo entonces se deja ver, sólo a él se muestra cómo es. Al mundo entero intenta engañar creyéndose la mentira que cuenta, esa mentira que sólo algunos no creen, que yo también he visto como mentira.
Envidia siento de aquellos que han sostenido sus manos. Ese punto es el que todavía no he visto, que aún no he sentido ni su calor ni su frío, ni su vitalidad ni su cansancio. Sólo sus ojos... aquellos que aunque no me miren, siento la luz de sus estrellas cegadoras de su noche cuando los encuentro en los pasillos, en nuestras noches, callada, siempre callada. Impredeciblemente tú.
Título desconcertante y sin sentido C’mon.

viernes, 25 de mayo de 2012

M de Mi vida a tu lado

 Hola. 
Nunca te lo he dicho, o eso creo; pero cuando estás conmigo el dolor se escapa a otra parte. 
Creo que es importante que lo sepas, porque eres la persona que más me ha amado nunca, y no sé si es posible que haya alguien en el mundo que sea capaz de aguantar mis idas y venidas cómo lo haces tú. Esperando que algún día te diga «eres la única». 
Nunca he sabido quererte. O al menos eso pienso después de todo este tiempo. Y pienso que debería ser esa persona que supiera hacerte feliz, feliz de verdad. El problema es que soy demasiado gilipollas. 
Eres esa cacion eterna en mi cabeza. Eres mis sábados por la mañana, los corazones dibujados después de la ducha, eres una sonrisa a media luz... Eres todo lo que yo podría pedir. Y quizás eso me asusta más que ninguna otra cosa en el mundo. Quizás seas tan perfecta para mí que por eso me asusta quedarme a tu lado. Creo que siempre lo has sabido, creo que siempre lo he sabido. Y por eso sigues a mi lado esperando a tener nuestro siempre y mientras yo espero que aparezca alguien que te lleve, como si esa fuera nuestra salvación.
Pero tú y yo sabemos lo que hay. Y lo que hay es un montón de ganas de estar contigo, de no hacerte más daño, de vivir en tus labios. Tengo ganas de mirarte otra vez con esas ganas de intentarlo como aquellas noches de verano... 
Porque contigo me he sentido siempre a salvo. Desde la primera vez que me pediste un cigarro, pasando por aquella cena en La Cabaña, y tus sonrisas cuando me ponía nerviosa. A salvo cuando salimos de allí y te robé aquel beso en el que se detuvo todo mi mundo, en el que comencé a quererte, en el que cambiaste mi vida... 

miércoles, 23 de mayo de 2012

Enloquecer

Hace unos meses apareció alguien. Llegó y me rompió los esquemas. He estado todo este tiempo intentando encontrar la manera de hacer que saliera de mente porque sabía que un día me faltaría y deseaba tanto no... no quererla.... pero todos mis putos intentos se han ido a la mierda.
El día que me di cuenta de lo que significaba para mí, el día que le abrí las puertas de mi vida... ese día supe que jamás podría haberle echo daño, pero al contrario, yo ya había dejado todas mis armas en el suelo, me había expuesto a los posibles daños. Y pasó.

lunes, 2 de abril de 2012

Conmigo, contigo.

Hay momentos en los que te das cuenta a quienes quieres a tu lado. Sí o sí. No importa lo que haya detrás de cada sonrisa ni de cada pelea, simplemente en esos momentos esas cosas se olvidan. 
Ya puedes sentir que ese alguien te ha roto en mil pedazos, pero si le quieres, al final lo único que cuenta es que le necesitas. Y es que la verdad, nunca es tarde para querer. Nunca es tarde...
¿Te acuerdas? Hace unos meses, no muy atrás, tú eras mi puta vida.

lunes, 19 de marzo de 2012

Incondicional

Yo no elegí quererte para mí. No elegí tus manos temblorosas, ni tus ojos color miel. Tampoco necesitarte o desear que estuvieras aquí fumándote unos petas conmigo. 
No he elegido tener complejo de personas imposibles, ni que aparecieras aquel día de no sé que mes. No elegí desear tanto besarte otra vez, ni esas ganas locas de ti aunque sea una noche...
No elegí dormirme hablando contigo por la Blackberry, ni hacerte reír con mis payasadas por Skype. No elegí que fueras la primera a quien quisiera despertar cada mañana con un «buenos días princesa».
No he elegido creer que mereces la pena, ni siquiera pensar en ti en todo momento. Como tampoco todas esas noches con momentos musicales, ni mis estúpidas ganas de intentar hacerte feliz.

domingo, 18 de marzo de 2012

Vicios malos

No tienes ni puta idea de lo que puedes llegar a sentir hasta que lo sientes. Un día llega alguien imposible y no sabes cómo, pero te enamoras. Te enamoras tanto que después de no sé cuántos meses coges un avión y haces que la historia sea posible. Y le amas de tal manera que sabes que es el amor de tu vida, que lo será por el resto de tus días, porque sin esa persona el resto de cosas deja de tener sentido, porque sino te sientes menos tú... pero la historia se acaba. Y te das cuenta de que la realidad es una mierda, que no existen los finales felices, ni los "seguiremos siendo amigos", ni nada...

miércoles, 7 de marzo de 2012

Se pronuncia...

Sinceramente, creo en pocas cosas así con mucho convencimiento. 
Una de esas cosas en las que creo es que hay personas que están hechas a la medida de nuestras vidas. Así, tal cual suena: hechas a medida.
Yo personalmente, creo en que hay alguien que está hecha a mi medida. Y sí, hablo de una chica. Esta chica... en fin, no es como de las que he hablado antes, es mucho, mucho más importante. Fijaos que es importante que no podría vivir sin ella. 
Para mí ella... es imprescindible. Es un caos, muy parecido a mí, con sus propios defectos, con su historia. Y bueno, que os voy a decir. Es como tú o como yo. Pero con acento aplatanado, una persona cabezota como pocas las conozco. Vive deprisa, con ganas, le cuesta abrirse a veces, me saca de mis casillas y me hace reír. 
Quizás os esté aburriendo con algo tan trivial como hablaros de una desconocida, y he de admitir que si habiéis conseguido llegar hasta aquí, es todo un triunfo para servidora...

Cállame con un beso

Lo admito. Me gusta ir por la calle a mi bola medio bailando cada canción con la música de mis cascos a tope, aislarme tanto que quizás tengo al lado a algún compañero de la universidad y no me entero hasta que no me pegan un buen susto. Me gusta decir «hostia, ahora todo tiene más sentido» mientras estamos en clase. Y pasarme tardes enteras viendo Anatomía de Grey o Sin cita previa, y pensar que quizas mis problemas y mis sentimientos son solo copias de los demás pero con mis propios fallos de fábrica. No me gusta despertarme de la cama sola, de echo siempre que me despierto sola, lo hago de muy mal humor, es decir, cinco días a la semana como mínimo...

domingo, 4 de marzo de 2012

Secretos entre tus sábanas y mi boca

Hola. Es un buen comienzo, ¿verdad?
Bueno, sinceramente yo prefiero que me sorprendan con los saludos. Quiero decir, que creo que las mejores historias vienen de las presentaciones atípicas.
¿Alguien aquí cree en el amor a primera vista? Jajajaja la verdad es que es complicado creer en esa gilipollada... El amor... Vale, lo pongo todavía más gracioso: ¿alguien aquí cree en el amor al primer cigarro?
Lo sé, estoy dando rodeos, pero soy 'escritora' y me gusta dar vueltas y vueltas a las cosas. La cosa no es que crea o no en el amor; sinceramente considero que es una mierda: te enamoras, le das tu corazón a alguien y luego... Luego puede pasar de todo. La cosa es que creo en las historias peculiares. Y bueno, ya creo que es hora de que vuelva a refugiarme en las palabras y te cuente de qué va todo esto. Me llamo Shey, y resulta que un día conocí a alguien que me cambió la vida, pero eso yo no lo supe pues... hasta hace relativamente poco...

I have to...

A veces deseo no haberla cagado aquel día. A veces.
Retrocedo a aquella noche cuando te lo conté. Que te cabreaste y me dejaste. Era lo justo, ¿no?
Pero, ¿qué es lo justo? Porque para mí lo justo era que me dieras una puta oportunidad para arreglarlo. Sin embargo, me abandonaste.
¿Sabes cuál es mi problema? que yo no abandono. Y sí, soy muy cabezota. No sabes hasta qué punto. Mi problema es que...

sábado, 3 de marzo de 2012

Siempre

Hace unas semanas hablaba con alguien de lo que significaba para mí un siempre. Sinceramente, no era alguien más, al menos no para mí. Puedo aseguraros que en parte de no ser por esa persona no estaría escribiendo hoy aquí; es más, no habría vuelto a escribir...
En fin, estábamos hablando de los siempres. Y esto fue lo que le dije...:

¿Por qué?

(Tú + yo)
¿Por qué?
Pues sinceramente porque se me ha ocurrido hoy. Y estoy haciendo todo esto sobre la marcha. 
¿Sabéis qué es lo único que se jode de un «tú y yo»? Que están separados por espacios. No hay nada que odie más que los espacios, la separación, la distancia. Porque se escriben así, pero se pronuncian «esa jodida mierda que no puedo controlar». Y es... frustrante
Que si calculamos la probabilidad de sentir impotencia por no poder estar al lado de la persona que queremos, llamémoslo 'amigos', 'novio','amor de tu vida' o 'X', es siempre la misma: 100%.

Hola, otra vez

He pasado casi ocho meses sin escribir... supongo que eso es demasiado tiempo. Supongo.
En todo este tiempo quiero decir que echaba de menos escribir. Porque para mi escribir siempre ha sido siempre mi vía de escape, como lo son los números para los matemáticos o las sinfonias para los músicos o el aire para las personas corrientes. Lo que pasó fue que cuando lo dejé, no me sentía ni siquiera como una persona corriente, que estaba tan atrapada entre tanta mierda que... que se me olvidó vivir...